Comprueban las propiedades y beneficios terapéuticos de las hierbas medicinales

Comprueban las propiedades y beneficios terapéuticos de las hierbas medicinales

Científicos de la Universidad de Antofagasta lograron determinar los beneficios que aportan cinco plantas y, por primera vez, el nivel de toxicidad que pudieran tener.

 

Cualidades antibacteriales y antibióticas, la posibilidad de reducir la hipertensión y un gran sistema en antioxidantes naturales son algunos de los resultados que logró un equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad de Antofagasta que estudia las propiedades terapéuticas de las hierbas medicinales que tradicionalmente usan las comunidades del altiplano del Norte Grande del país.

baylahuen-300x203Los especialistas se centraron en el estudio de la Haplopappus rigidus (Baylahuén nortino), Senecio nutans (Chachacoma), Lampaya medicinales (Lampaya), Xenophyllum popusum (Poposa) yParastrephia quadrangularis (Tola), comprobando muchas de los aportes que popularmente se les atribuye. Ello, a través del proyecto “Estudio químico y biológico de plantas medicinales de la puna atacameña”, financiado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) con recursos del Fondo para la Innovación de la Competitividad Regional (FIC-R). De manera asociada, también participan en esta iniciativa el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) y La Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Debido a las características geográficas y climáticas de la Puna de Atacama –únicas y extremas– las hierbas endémicas deben bioelaborar metabolitos secundarios para soportar las inclemencias. Pero además, a través del estudio, se determinó que “sintetizan productos, muchos de los cuales son capaces de alterar el funcionamiento fisiológico de otros seres vivos, incluido el hombre. Éste es, precisamente, el caso de las plantas bajo este estudio”, explicó el doctor  Glauco Morales, académico de la Universidad de Antofagasta.

Aplicaciones farmacológicas

Con el fin de determinar propiedades antibacteriales en estas hierbas, se analizó el efecto de los extractos frente a siete cepas de bacterias patógenas humanas comunes y frente a diez especies de hongos. “En los resultados se apreció que los extractos de estas plantas medicinales tienen interesantes actividades antibacteriales, pero ningún efecto antifúngico”, explicó el investigador.

En este trabajo, por primera vez, se incluyeron cuatro bacterias patógenas marinas, tres de las cuales pertenecen al género Vibrio y están fuertemente asociadas a las infecciones estomacales, muy dañinas y que incluso pueden provocar la muerte. Frente a estas bacterias los extractos mostraron en pequeñas dosis una importante actividad antibiótica.

También  se comprobó que las cinco plantas tienen interesantes propiedades hipotensivas, es decir, la capacidad para disminuir la presión arterial. Asimismo, son vasodilatadores, o sea, son capaces de dilatar anillos de aorta de las ratas en experimentos in vitro.

Estas hierbas se podrían usar para tratar la diabetes, luego que se lograran resultados sorprendentes en los ensayos para evaluar la capacidad hiperglicemiante de los extractos de las plantas en estudio.

Además, presentan gran potencial como sistemas antioxidantes naturales, debido a su gran habilidad para atrapar radicales libres y contienen grandes concentraciones de flavonoides que son reconocidos antioxidantes naturales. Gracias a un moderno equipo, llamado Plestimómetro —que fue adquirido con los aportes de FIR-C y FIA—, también se pudo medir la capacidad antiinflamatoria de los extractos de las plantas estudiadas.

Desde el punto de vista económico para las comunidades y el aspecto patrimonial de ellas, los aportes de esta investigación son muy importantes. “Primero porque está la dimensión medicinal de las especies evaluadas que avalan el uso tradicional de estas hierbas, y también por el ámbito económico y patrimonial que estas especies nativas significan para el país”, explicó Fernando Arancibia, ejecutivo de innovación de la FIA y supervisor del proyecto.

Luego del trabajo realizado, el ejecutivo agregó que el paso siguiente debería  ser un programa de rescate y valorización de dichas plantas desde la dimensión agronómica y farmacológica. “Muchas especies nativas con notables propiedades medicinales se encuentran en riego de extinción, lo que hace más urgente una acción pública para su preservación”, indicó Arancibia.

Otros estudios

Asimismo, se midió la posible toxicidad de las plantas estudiadas. En este sentido, Morales aclara que, pese a que se cree que todas las hierbas por ser naturales son inocuas, muchas veces no es así. “En el marco de este proyecto, por primera vez y tomando en cuenta las recomendaciones de la OMS, se midió la toxicidad aguda de los extractos de estas cinco plantas medicinales, usando ratas como modelo animal”, indicó el profesional.

Hasta la dosis de 3.000 mg. por Kg. de rata usada en estos experimentos, los animales tratados con los cinco extractos de la plantas en estudio mostraron completa normalidad, sin indicios de malignidad ni de toxicidad alguna.

Morales recalcó que este dato es fundamental para el siguiente paso: elaborar programas de incentivos y fomento del uso de estas hierbas medicinales, con las comunidades altoandinas.

Fuente: www.portaldelcampo.cl | FIA